Una auditoría de energía del hogar es una manera excelente de enterarse de cuánta electricidad usa, dónde la usa más, y dónde puede ahorrar tanto energía como dinero. Usted puede hacer una auditoría por sí mismo caminando por toda su casa, inspeccionando cada área para posibles problemas, y escribiendo todo lo que quiere mejorar. De hecho, si usted lleva una lista, usted puede organizar sus proyectos en orden de prioridades que desea completar primero y continuar trabajando en cada proyecto de ahorro de energía.

Añadir a mi lista de tareas pendientes

1. Localice sus fugas de aire

Dependiendo de la edad de su hogar, usted podría ahorrar ente el 5% y el 30% por año en sus facturas totales de energía con sólo reducir las corrientes de aire en su hogar. Las corrientes de aire se encuentran en muchos lugares, incluyendo ventanas, puertas, chimeneas, puertas de áticos, y hasta en los enchufes de corriente. Entérese más en Consejos para fugas de aire.


2. Descubra sus necesidades de aislamiento

Revise si el aislamiento en su techo, ático, y paredes es el mínimo recomendado. ¿Tiene espacios en el ático? ¿Están sus paredes adecuadamente aisladas y con el valor-R recomendado? Quizás quiera considerar que un profesional le ayude con esto. Porque sólo una inspección termográfica puede decirle si todas sus paredes están aisladas, y si han sido aisladas adecuadamente, y si el material aislante se ha asentado en algunas áreas. Entérese más en Consejos de aislamiento.


3. Inspeccione su sistema de HVAC

La unidad de calefacción, ventilación y aire acondicionado (sistema HVAC) es generalmente el mayor consumidor de energía en el hogar. Así que se recomienda ampliamente que llame a un profesional una vez al año para inspeccionarla. También debe considerar reemplazarla por un modelo más nuev, más eficiente en energía, si el suyo tiene más de 10 años.


4. Analice el diseño de sus luces

Mientras camina por toda su casa, revise para asegurarse de que tiene los focos adecuados para la situación adecuada. Por ejemplo, en un área que no es para lectura, quizás un foco de 60 vatios sea más adecuado que un foco de 100 vatios. También debe aprovechar la luz del día a máximo. Coloque controles que automáticamente apagan las luces cuando nadie está en una habitación. Entérese más en  Consejos de iluminación y focos CFL.


5. Encuentre a un auditor profesional

Para una auditoría de energía del hogar más completa y precisa, debe considerar contratar un servicio profesional de auditoría del hogar. Además de tener el conocimiento, las habilidades y la experiencia para llevar a cabo una auditoría detallada, estos profesionales también tienen herramientas especializadas, tales como lectores infrarrojos para inspecciones termográficas y sopladores de puertas para pruebas de fugas de aire. La auditoría incluye una revisión completa de sus facturas de electricidad, así que asegúrese de contactar la Oficina para el Mejor Comercio antes de contratar cualquier servicio.


6. Instale un monitor de energía para toda la casa

Si usted quiere medir el impacto de sus mejoras de eficiencia de energía, usted puede instalar fácilmente un monitor de energía para toda la casa. El sensor se fija a su medidor de electricidad para darle información de consumo en tiempo real. Lo mejor de todo es que usted puede ver la diferencia tanto en kilovatios como en dólares y centavos.