El aislamiento es un término usado para una variedad de materiales, desde fibra de vidrio a espuma líquida y lana mineral. Se usa en las paredes, pisos, techos, y alrededor de los ductos para proporcionar resistencia al flujo natural del calor en su hogar. En el invierno, el calor fluye hacia afuera y usted tiene que calentar su hogar. En el verano, el calor fluye hacia adentro y usted tiene que enfriar su hogar. Como puede imaginarse, los costos aumentan muy rápido. Pero con el aislamiento adecuado y técnicas de sellado contra el aire, usted podría ahorrar hasta un 20% en sus costos generales de calefacción y aire acondicionado. También hace que su hogar esté mucho más cómodo.

Añadir a mi lista de tareas pendientes

1. Comience con su ático

Su ático es uno de los lugares más fáciles de aislar, especialmente si está añadiendo al aislamiento existente. Típicamente, usted usaría ya sea una manta aislante o aislamiento de relleno suelto. La manta viene en rollos o en fibras y es el tipo más común de aislamiento. El relleno suelto consiste en pequeñas partículas de fibra, hule espuma u otros materiales. Tiende a ser menos caro, proporciona más cobertura y puede ser usado en áreas de difícil acceso.


2. Instale una barrera radiante reflectora

Mientras está en su ático, considere instalar una barrera radiante reflectora. Bloquea el calor para que no entre ni salga a través de su techo — y le ahorra dinero en sus facturas de calefacción y aire acondicionado. Aunque hay varios tipos de barreras radiantes, una de las más efectivas es un recubrimiento de alta tecnología que simplemente se rocía sobre el lado interior de su techo en su ático. Para obtener mejores resultados, contrate a un especialista. Visite nuestra Red de proveedores preferidos para encontrar una compañía cerca de usted.


3. Decida sobre su sótano

Hay mucha controversia sobre dónde aislar su sótano. ¿Aisla usted el techo de su sótano o sus paredes? Si son las paredes, ¿aisla usted el interior o el exterior? Claro que hay ventajas y desventajas para cada uno, pero cualquier solución que uste decida, asegúrese de leer sobre las nueve reglas generales de control de humedad antes de comenzar a trabajar.


4. Aisle sus paredes exteriores

Para paredes exteriores, usted debe primero determinar dónde necesita el aislamiento, y entonces cuánto necesita para lograr el valor-R recomendado. Usted puede hacerlo por sí mismo, o puede contratar a un profesional para llevar a cabo una inspección termográfica más detallada. Una vez que haya determinado la ubicación y cobertura que necesita, quizás quiera considerar usar aislamiento de relleno suelto o hule espuma rociada, ya que ambos pueden ser usados sin molestar áreas terminadas de su hogar.


5. Aisle otras áreas

Hay muchos otros lugares que usted puede aislar en su hogar, desde puertas de acceso al ático a espacios de gateo a pisos sobre garajes no calentados.  Además, hay diferentes tipos de aislamiento. El aislamiento para ventanas y tragaluces, por ejemplo, se puede lograr por medio de toldos, persianas, u otros tratamientos o coberturas. Entérese más en Consejos de aislamiento solar.